READING

ISABEL HERNANDEZ / SAN FRANCISCO XOCHICUAUTLA

ISABEL HERNANDEZ / SAN FRANCISCO XOCHICUAUTLA

San Francisco Xochicuautla

Frente de Pueblos Indígenas en Defensa de la Madre Tierra – San Francisco Xochicuautla

Integrado por la comunidad de San Francisco Xochicuautla, en el municipio de Lerma, Estado de México, se conformó para exigir la detención del proyecto de la Autopista Naucalpan-Aeropuerto de Toluca, un proyecto carretero privado cuyo trazo pretende destruir más de 38 hectáreas a lo largo por entre 90 y 100 de ancho, sólo en el territorio de la comunidad, del bosque otomí-mexica (además de que se destruyen 23 km por 90 y 100 de ancho en todo el trazo del proyecto de sólo bosque). Asimismo, conjuntamente con las comunidades de San Lorenzo Huitzizilapan, también en el municipio de Lerma, y Santa Cruz Ayotuxco, en Huixquilucan, integra el Frente de los Pueblos en Defensa de la Madre Tierra.

Este proyecto carretero se inició en 2006, cuando Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México, lanzó la licitación para construir y operar la autopista Toluca-Naucalpan, de 39 kilómetros, 23 de los cuales atraviesan un bosque y un santuario del agua en la zona del gran bosque de agua otomí-mexica. Un año después se informó que la licitación fue ganada por Armando Hinojosa Cantú, dueño de HIGA, Eolo, Constructora Teya, Publicidad y Artículos Creativos, Mezclas Asfálticas de Calidad, Señales y Mantenimiento, consorcio IGSA Médica del Perú, Ingeniería Inmobiliaria del Centro y de Autopistas de Vanguardia SA de CV (Autovan). Los trabajos de construcción de la autopista comenzaron iniciaron en agosto de 2007, abriendo brecha para trazos y trabajos de medición o topografía, y derribando miles de árboles sin el consentimiento o permiso de la comunidad, pues no se realizó la consulta previa libre e informada que marca la ley en México y los tratados internacionales. En mayo de 2013 ingresó la maquinaria pesada.

El trazo carretero afecta los municipios de Lerma, Toluca, Naucalpan, Huixquilucan y San Mateo Atenco, alcanzando a las comunidades San Francisco Xochicuautla, La Concepción Xochicuautla, Amomolulco, San Lorenzo Huitzizilapan en el municipio de Lerma; San Francisco Chimalpa, en Naucalpan, Santa Cruz Ayotuxco y San Francisco Ayotuxco, en el municipio de Huixquilucan. En este sentido, la propia Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México señaló que la actividad de construcción de la autopista Toluca-Naucalpan afectará un total de 230 hectáreas de bosque —38 de las cuales se encuentran en la comunidad de San Francisco Xochicuautla—, lo que representa una afectación potencial de 20 936 árboles.

Asimismo, el trazo carretero cortaría de tajo diferentes rutas de las peregrinaciones a Nacelagua y al Cerro de la Campana, el llanito, la palmita, el posito, la tablita y diferentes descansos de peregrinajes, lugares sagrados de la cosmogonía otomí, según la cual en el Cerro de la Campana se originó la vida en el Alto Lerma. Además, se verían afectados los parques estatales otomí-mexica, el Santuario del Agua y la Forestal Subcuenca Tributaria del río San Lorenzo, decretados áreas protegidas por el propio Peña Nieto cuando era gobernador. En consecuencia, se verá afectada la vida de cientos de especies de plantas y aves, muchas de ellas endémicas y en peligro de extinción. Aunado a ello se perderán tierras de cultivo de maíz y haba, parte fundamental de la alimentación de muchas familias de dichas comunidades.

El Frente de Pueblos Indígenas en Defensa de la Madre Tierra denuncia la tala de miles de árboles en San Francisco Xochicuautla, así como la compra y venta ilícita de tierras, coordinada por la empresa Autovan, el gobierno del Estado de Mexico e integrantes de la representación de bienes comunales; la destrucción de mantos acuíferos y campos de cultivo, además de la tala de árboles en Santa Cruz Ayotuzco; la compra-venta ilícita de tierras en San Mateo y Santa María Atarasquillo, amparada por las autoridades.

Por ello exige que se detengan las facilidades para el cambio de uso de suelo otorgadas por la Semarnat; la suspensión inmediata de los trabajos que se realizan y se pretenden realizar para la construcción del proyecto carretero Toluca-Naucalpan; la detención de los fraccionamientos residenciales y casas habitación en Tlalaxco y La Virgen; la detención de las talas forestales disfrazadas de aprovechamiento en diferentes núcleos de la región; el respeto al santuario del agua en las diferentes cuencas; el respeto a los derechos de los pueblos originarios indígenas: soberanía, autonomía, garantías individuales, constitucionales e indígenas.

Desde que comenzó el proceso de resistencia a este megaproyecto la policía intervino en todas las asambleas comunales, mandando cientos de granaderos que provocaron enfrentamientos en los que varias personas resultaron lesionadas. El 13 mayo de 2013 fueron detenidos 14 compañeros y el 3 noviembre de 2014 detuvieron a 8 más, hombres y mujeres, la mayoría adultos mayores de la comunidad de Xochicuautla, quienes se oponían al despojo de sus tierras, siendo acusados de obstrucción a la construcción de obra pública. Asimismo, el gobierno estatal ha impulsado la división de las comunidades, lo que llevó a que el gobierno y la empresa convirtieran a Xochicuautla en comunidad agraria, provocando que se hicieran asambleas de comuneros violando en todo momento la ley agraria, amenazando, persiguiendo, hostigando y reprimiendo a la comunidad y obligando a decidir el paso del proyecto carretero sólo a 109 comuneros pagándoles $ 40 410.00 pesos por voto a favor del proyecto. Dichas acciones dividieron severamente a las comunidades afectadas, causando conflictos y peleas que provocaron que la vida de los habitantes cambiara para siempre.

Ante la oposición de los pobladores de Xochicuautla, el 9 de julio del 2015, el gobierno federal emitió un decreto para expropiar 38 hectáreas de este núcleo comunal, a fin de garantizar el paso de la autopista por esta zona. Los pobladores sostienen que el decreto expropiatorio es ilegal pues nunca se realizó la consulta previa a la comunidad, a la que estaba obligado el gobierno para conseguir el aval a la obra. Aunque el decreto indica que sí se realizó, con firmas obtenidas mediante engaños, la consulta nunca tuvo efecto; no se realizó una convocatoria para ello ni tampoco la asamblea para considerar la aceptación del proyecto carretero.

El pasado 11 de abril de 2016, más de 500 policías ingresaron a la comunidad, sitiándola con el fin de resguardar el ingreso de maquinaria pesada para abrir brecha y continuar con el trazo de la carretera. En su irrupción, los uniformados destruyeron el campamento que tenían los comuneros en la montaña para evitar el ingreso de maquinaria y la deforestación, y por la tarde, maquinaria pesada demolió una vivienda, propiedad del delegado Armando García Salazar. Éste denunció que ni los policías ni el personal de Autovan le dieron oportunidad de sacar sus pertenencias, calificando el hecho de ilegal, pues su casa también estaba protegida con la suspensión provisional decretada por la justicia federal.

A pesar de los diferentes embates que la comunidad de San Francisco Xochicuatla ha sufrido tanto por parte del gobierno como del capital continúa en pie de lucha en defensa de su bosque.

13558911_1749775698629202_6460058271507984508_oPerfiles en Facebook

-Consejo Supremo Indígena de San Francisco Xochicuautla

-Frente de Pueblos Indígenas en Defensa de la Madre Tierra

http://frentedepueblosindigenas.org

 


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

INSTAGRAM
KNOW US BETTER
Please Add Widget from here