READING

GABRIELA MOLINA // DEFENSORES DEL TERRITORIO COMCA...

GABRIELA MOLINA // DEFENSORES DEL TERRITORIO COMCA´AC

Defensores del territorio Comca´ac: resistiendo la nueva invasión

Habitando la costa oeste de Sonora, las comunidades de Punta Chueca y desemboque, se oponen desde 2014 a los proyectos de extracción minera y de producción energética que amenazan su territorio ancestral. Para el pueblo Comca´ac – una de las etnias más pequeñas de país, integrada por alrededor de 1500 personas- el cuidado del territorio que les permite reproducirse material, pero también culturalmente, es un asunto de vida o muerte.

El territorio Comca´ac es una vasta extensión de tierras, poco aptas para la agricultura, donde sin embargo desarrollan sus actividades como cultura, entre ellas, la protección de sitios considerados sagrados y el aprovechamiento de la flora y fauna del lugar a pesar de ser una región desértica. Combinado con la utilización de la zona terrestre, la pesca es también la actividad primordial de este pueblo indígena. Tanto el territorio continental como el propio mar de Cortés están amenazados por la intervención de proyectos empresariales de gran escala.  Gabriela Molina, integrante del grupo de defensores,  asegura sobre la utilización del territorio:

“es un lugar de reproducción del venado y del borrego cimarrón, por lo que no queremos una actividad extractiva en nuestro territorio, que además está muy cerca del Canal del Infiernillo que es nuestra zona de pesca pero tambien colinda con los lugares en donde están las plantas sagradas que usamos para nuestras artesanías, como la jojoba y el torote, y es por lo tanto un sitio de importancia material espiritual para la sobrevivencia de nuestro pueblo.”

Como en todo el país la minería se extiende peligrosamente, siendo una de las actividades extractivas más depredadoras. La empresa La Peineta Minera S.A. de C.V. desarrolla un proyecto de explotación que para 2015 ya había extraído 300 toneladas de tierras devastando al menos 31 kilómetros(No hemos calculado en kilometros pero si las afectaciones se miran en el cerro, no a lo largo, incluyendo los caminos que abrieron)de territorio indígena.  Según el grupo Defensores del Territorio comca´ac, integrado por jóvenes mujeres de ese pueblo, cerca de la mitad de las tierras que les pertenecen colectivamente han sido concesionadas para la exploración y explotación minera.

Al proyecto minero se le agrega los intentos de la empresa Tiburón Agua y Electricidad S.A. de C.V, de instalar un proyecto “titánico” como lo llaman algunos medios, denominado:  “Hermosillo Desalination and Tidal Electric Generation Project”  (Proyecto de desalinización de agua y de producción eléctrica mediante energía maremotriz Hermosillo). Sus promotores empresariales consideran que será “uno de los más grandes del mundo jamás vistos”. El proyecto tiene un doble objetivo como su nombre lo indica: construir una “gigantesca unidad de desalinización” y una “central maremotriz de producción de electricidad”. Es decir, las empresas necesitan el territorio como abastecedora de agua potable después de su tratamiento y a las fuerzas naturales marítimas como productoras de energía eléctrica. Ambos proyectos orientados a generar ganancias -con una inversión calculada en 1500 millones- busca vender energía y agua al estado de Sonora, al noroeste mexicano y en especial, al sudoeste de Estados Unidos en el mediano plazo.

Mientras el territorio marítimo y terrestre quiere ser utilizado por las empresas como origen de ganancias, los mismos bienes y territorios buscan ser defendidos por los comca´ac como fuente de su propia vida como pueblo.

Los comca´ac se han organizado contra dichos proyectos. Han denunciado públicamente junto a la Red Mexicana de Afectados por la Minería la situación que viven. Además de protestar por no haber sido informados y consultados para la operación de dichos proyectos, como obliga el Convenio 169 de la OIT al gobierno mexicano. Defensores del territorio comca´ac denuncia que dichos proyectos pueden acabar con sus fuentes de sobrevivencia, provocar desplazamiento forzado, contaminación, extinción de especies y daños a la salud. En una etnia tan pequeña, el proceso de inversiones puede significar para ellos como nación comca´ac, su desaparición.

En sus comunidades, de la mano de la Guardia Tradicional, elegida por el Consejo de Ancianos y el gobernador tradicional, detuvieron el funcionamiento de la minería.  Exigen la cancelación de los proyectos, indemnización por daños ecológicos, indemnización por expropiación de tierras, reparación de daños. Han sufrido numerosas amenazas y seguimiento.

Ahora como parte de la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra y el Territorio, buscan organizarse con otros pueblos y comunidades en su región, así como visibilizar tanto la lucha de su pueblo como de la de muchos otros.

13668985_10209894677543305_7916969215230015345_n


  1. Gustavo Julio Miranda

    17 octubre

    Hola, el fin de semana tuve la oportunidad de conocer a Diana Molina, la conocí brevemente en la Feria de Chapingo, mujer y ser humano agradable y sencillo que me enseño que nuestro país tiene regiones o lugares como Punta Chueca lejanos y para mi desconocidos, aprendí que aún ahora en medio de tanta tecnología hay personas sencillas y valientes dispuestas a defender su cultura, sus tradiciones y su territorio en contra, como siempre de las ambiciosa industría minera, le agradezco a Diana la breve pero interesante enseñanza y le deseo lo mejor para ella y su pueblo.

    Saludos

    GJM

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

INSTAGRAM
KNOW US BETTER
Please Add Widget from here