READING

MODESTO JACINTO LEÓN // CONSEJO DE COMUNIDADES OPO...

MODESTO JACINTO LEÓN // CONSEJO DE COMUNIDADES OPOSITORAS A LA PRESA “LA PAROTA”

CECOP,  TRECE AÑOS EN RESISTENCIA CONTRA LA PRESA LA PAROTA EN GUERRERO

Organización y respuesta contra el despojo

La tierra no se vende, no se puede comprar algo que no está a la venta (…) no vamos a ceder ni un centímetro cuadrado de nuestra tierra, ahí están enterrados nuestros muertos, ahí nacimos y ahí nos vamos a morir; no queremos morirnos en las grandes ciudades como si fuéramos animales, somos seres humanos. Ellos nos han dicho indios guarachudos que apestan; sí, seguramente somos indios guarachudos y a lo mejor apestamos, pero tenemos algo que se llama dignidad y esa no la van a comprar con su cochino dinero.”. Marco Antonio Suástegui. Integrante del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota.

Trece años de resistencia en contra del Proyecto Hidroeléctrico Presa La Parota se cumplirán el 28 de julio de 2016; durante ese tiempo se ha templado el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa la Parota (CECOP) para continuar la lucha sin desmayo hasta lograr la Cancelación Definitiva del proyecto.  Desde ese día emprendimos la defensa de nuestras tierras, el agua del río Papagayo y nuestro territorio que el gobierno trató de arrebatarnos para construir, sin nuestro consentimiento, esa megapresa que habría inundado 17,300 has., desalojado a 25 mil campesinos -comuneros y ejidatarios- y desertificado las tierras de quienes viven río abajo que son más de 80 mil, en un proyecto depredador que abarcaba cinco municipios del estado de Guerrero siendo Acapulco al más afectado en tanto que ahí planearon construir la cortina de la presa y el que tendría el mayor número de desplazados, principalmente comuneros de los Bienes Comunales Indígenas de Cacahuatepec, territorio constituido por 47 comunidades; 20 de ellas serían las más afectadas además de los 19 ejidos ubicados río arriba.

Al haber tomado conciencia de que la posesión de las tierras es de los comuneros y ejidatarios y, como decía Doña Margarita, a quien llamábamos la Comandanta: “en nuestras tierras mandamos nosotras y nosotros”, se llegó al convencimiento que para sostener y triunfar en una lucha por el territorio se tiene que tener la posesión y el dominio del territorio. Igualmente importante fue adquirir la confianza en las propias fuerzas, además del convencimiento de que a nosotros y solamente a nosotros nos toca defender nuestras tierras; nadie va a venir a defender lo que a nosotros toca, porque las tierras son nuestras. También aprendimos a enfrentar a las fuerzas represoras, siempre convencidos de que estamos luchando por algo justo que es la defensa de nuestras tierras, el agua y la vida en comunidad. Supimos lo que es enfrentar la violencia de estado y salimos adelante. Nos rodeamos de solidaridad de muchos movimientos y organizaciones hermanas y supimos que nos asiste la razón y que tenemos derechos que deben ser respetados por el Estado. Emprendimos acciones legales en el terreno del derecho ambiental y del derecho agrario; en este último ganamos la nulidad de las asambleas agrarias fraudulentas por medio de las cuales pretendieron iniciar el proceso expropiatorio y el cambio de uso del suelo. Este triunfo legal sigue vigente, por lo que legalmente la CFE y el gobierno están impedidos a iniciar trabajos de la presa La Parota, pero sobre todo están impedidos por la decisión de los pueblos y la fuerza del movimiento.

Hicimos visible nuestro movimiento a nivel nacional e internacional. Recibimos la visita de relatores de la ONU y de la Sria. Gral. de Amnistía Internacional; denunciamos las agresiones sufridas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington y dimos nuestro testimonio frente al Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas (Comité DESC) en Ginebra, Suiza. Estos organismos internacionales emitieron recomendaciones muy duras al Estado Mexicano, todo en favor de nuestros derechos como campesinos y como pueblos indígenas.

La integración con afectados por presas en México y Latinoamérica, la formación del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER), la integración a la Red Latinoamericana de Afectados por Represas (REDLAR), la participación en la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (ANAA), en la Red Nacional de Resistencia Civil, el Comité Nacional por la Libertad de los  Presos Políticos, la Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP), la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio (RMALC), la Campaña Nacional en Defensa de la Tierra y el Territorio y con otros grupos y redes.

El Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP) impulsó en el comunal la creación de la Policía Comunitaria de Cacahuatepec como decisión de las comunidades y sus respectivas asambleas.  Desde hace tres años ha venido trabajando de acuerdo con el reglamento y postulados del Sistema Comunitario de Justicia, Seguridad y Reeducación que nació hace 20 años en la Montaña de Guerrero bajo la conducción de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC). A partir de entonces la Policía Comunitaria ha frenado el índice delincuencial en la zona y ha hecho efectivo el derecho de las comunidades a una pronta y humana impartición de justicia, basada en la reeducación y no en el castigo, con apego a las prácticas ancestrales de los pueblos, además de cumplir con la tarea de prevención del delito mediante acciones de vigilancia y campañas de educación en los pueblos integrados a este sistema comunitario.

Hemos dicho al gobierno y a la CFE que la tierra no se vende, le hemos dicho que no pueden comprar lo que no tiene signo de pesos. El río es de todos. Nosotros somos los custodios naturales, nosotros somos los guerrilleros de estas tierras, de este río. La tierra nos la dejó Cuauhtémoc, nos la dejó Zapata, nos la dejó Villa, nos la dejó Juan Dorantes. Hoy el CECOP la va a dejar a quien viene atrás de nosotros, a nuestros hijos. No vamos a ceder ni las tierras ni el río, ni a la CFE, ni al gobierno, ni a empresarios caciques que se vienen adueñar de nuestro territorio. Hoy más que nunca tenemos la plena convicción de que nuestros hijos van a tener un lugar digno de vivir. Hoy estamos cultivando maíz, calabaza, sandía, frijol, ajonjolí, palma de coco, limón, estamos reconstruyendo…

[Fragmentos de los textos del CECOP sobre su 13 aniversario]

cecop

 


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

INSTAGRAM
KNOW US BETTER
Please Add Widget from here